QUIÉN SOY

Soy Silvia, trabajo fuera y dentro de casa. Tengo dos hijos, un marido, una casa pequeña y con poco espacio de almacenaje. Y lo confieso … ¡Siempre he sido desordenada! Al menos era lo que mi madre nos echaba siempre en cara a mí y a mis hermanas. Fue salir de casa, vivir de forma independiente y empezar a apreciar lo que el orden supone. Pero sobretodo fue el hecho de tener hijos, unos gastos más elevados y el intentar compaginar todo esto con mi vida profesional lo que me hizo darme cuenta de la importancia que tiene el estar organizado, no perder el tiempo, el ahorro que supone muchas veces tener las cosas en su sitio y a la vista, el llegar a tiempo, el no olvidar una cita y no olvidar las cien cosas que tengo que hacer cada día y que habitualmente se me olvidaban.

 

En mi caso, el chip me cambió cuando una pequeña multa que quedó en el olvido y se convirtió en una multa de altísimo coste para nosotros por los intereses de demora. En ese momento me di cuenta que tenía que hacer algo para evitar este tipo de despistes. Este tenía solución (¡pagando, claro!) pero se podrían producir situaciones en los que la dejadez, el despiste y el desorden pudieran tener peores consecuencias.

 

Estudiando cómo hacen los organizadores profesionales descubrí sistemas y maneras diferentes de organizarme. Esto ha producido un cambio enorme en mi vida y en la de mi familia. Ya no se me olvida todo lo que debo hacer cada día, no pierdo tiempo buscando, tengo claras mis citas y poco a poco he ido organizando mi pequeña casa encontrando los sistemas más adecuados a mi personalidad, deshaciéndome de todo lo que no es necesario tener y de la acumulación que me agobiaba. Los niños también están aprendiendo poco a poco a ser más organizados y, mi marido, a pesar de sus chistes habituales sobre el tema, creo que poco a poco va descubriendo lo que se gana por ser un poco más organizado.

 

Silvia Llorens

Muchos organizadores profesionales son personas "organizadas de nacimiento". Yo no. Fui mejorando a medida que me formaba y experimentaba. He tenido éxito y he fracasado. Pero he aprendido y sigo aprendiendo cada día. Pero tengo claras muchas estrategias que funcionan. Entiendo los obstáculos mentales y las frustraciones con las que se encuentran las personas que no tienen una mentalidad naturalmente diseñada para ser organizadas. Mi misión es ayudarte a que vivas una vida más en orden (organizada), a que seas más productivo, a que te deshagas de los superfluo y de lo que no necesitas siempre con el objetivo final de tener más tiempo (y dinero) para lo que de verdad te importa. Ya he conseguido que personas que en su vida se han planteado organizarse, descubran un mundo de ventajas y tengan mucho más tiempo para ellos mismos.

 

Espero que AorganiZarte, utilizando sencillos procedimientos fáciles de aprender y algunos trucos, pueda ayudarte a vivir con más serenidad, menos estrés y con más control de tu propio entorno, y a la vez puedas ayudar a los tuyos. Además, "volverse organizado", es contagioso.