ARMARIO

Organiza tu Armario y empieza mejor tus días

Ordenar y organizar el armario - www.AorganiZarte.com

Tener un armario bien organizado en el que todo su contenido esté en orden puede hacer la diferencia en tu estado de ánimo al empezar el día. No perderás el tiempo re-buscando para encontrar una prenda concreta.  De un vistazo, debes poder localizar lo que te quieras poner y sus complementos, sin utilizar más que unos segundos. El momento de vestirse ha de ser relajado. Tienes más posibilidades de acertar, incluso de combinar prendas de una forma diferente a lo habitual. Te sentirás con más seguridad y preparado para empezar el día pisando fuerte. Vamos a ver cómo hacerlo fácil y entretenido.

Manos a la obra paso a paso

 1. ¡EMPIEZA! Sí, sí, parece una obviedad, pero lo más difícil y lo que más pereza da es empezar. Normalmente no sabes por dónde, te agobias y lo vas dejando.  Márcate un plazo para empezar y terminarlo y respeta ese compromiso contigo mismo.

2. Utiliza un cronómetro con el tiempo disponible. Si vas a dedicarte al armario entero,  proponte hacer un bloque de media hora y luego tomarte un descanso de cinco minutos, por ejemplo. No pares ni admitas interrupciones antes de que transcurra ese tiempo. Si vives con otras personas explícales antes tu propósito para las próximas horas y pídeles su apoyo para que te puedas centrar en la tarea.

utiliza un cronometro o time timer - www.AorganiZarte.com

3. Para darte ánimo y centrarte en lo que haces puedes ponerte música animada.

pon música para hacer la tarea más entretenida - www.AorganiZarte.com

4. Si se presentan como mínimo un par de horas por delante disponibles, antes de todo vacía todo el contenido del armario, todo. Ponlo sobre la cama.

Si sólo dispones de un rato puedes organizar una balda sola, por ejemplo, dónde van los jerséis doblados.  Vacía sólo esa parte.

 

5. Crea cuatro bolsas grandes o cajas. Márcalas como:

  • Donar
  • Tirar
  • Arreglar / Tinte
  • Almacenar
Distribuye en bolsas las prendas para el tinte, para donar y para arreglar - www.AorganiZarte.com

6. Ropa que vas a Mantener: La ropa que te pones con frecuencia y que vas a mantener seguro, mantenla a un lado de la cama.

 

7. Ropa que vas a Donar: Recuerda la regla del 20 / 80:  la mayoría, utilizamos el 20% o 30% de nuestro vestuario el 80% o 70%  del tiempo. ¡Sé implacable! Todo lo que no hayas utilizado en dos temporadas seguro que no te lo volverás a poner: Ropa que no va ya con tu estilo, que te incomoda, que por alguna razón no llevas a gusto. Olvídate del "por si acaso", del "cuando adelgace" o del "es que me costó caro". Si te cuesta desprenderte de algo que realmente no te pones hace mucho tiempo, intenta deducir qué es lo que te bloquea: el agradecimiento a quién te lo regaló, lo asocias a un acontecimiento agradable, te trae recuerdos, te costó mucho dinero. ¿Es algo así? Muy bien. Ahora compáralo con el coste que conlleva el acumular esa prenda en tu armario:  falta de espacio, frustración al tener más confusión al no encontrar lo que buscas, amontonamiento de prendas, el desorden visual estético... Al final, una vez sospesados pros y contras, decide qué molestia es más superable y qué situación puede aportarte más bienestar y serenidad en tu día a día.

 

8. Ropa que vas a Tirar: descarta ya aquellas prendas muy envejecidas, que tienen rotos o manchas que no hay quién las elimine.

 

9. Ropa para Almacenar: es la ropa que quieres conservar y que utilizas muy ocasionalmente: Ropa de ceremonia, ropa de ski, o ropa de actividades que se practican muy de vez en cuando. Si tu armario no es muy grande, ponla aparte y después busca un lugar que no esté tan a mano para reservar el máximo espacio para las prendas de cada día. Puedes utilizar cajas para guardar la ropa de uso ocasional y almacenarlas en lugares altos, así aprovechamos el espacio en vertical. Etiqueta las cajas en cualquier caso para de un vistazo saber qué guardas en cada caja.

guarda la ropa de uso ocasional en cajas aprovechando las zonas verticales - www.AorganiZarte.com
Cajas para cascos, guantes, bufs, calcetines y polares que solo se usan puntualmente para esquiar.

Cómo ordenar la ropa en el armario

  • Asegúrate que esté bien lavada y planchada, si la prenda lo requiere.
  • Según tu espacio disponible, la ropa de otra temporada almacénala aparte. Utiliza cajas grandes y sitúalas en una zona alta, igual que la ropa de uso ocasional, o en la parte más trasera de una balda del armario, en otra habitación o bajo la cama. Etiqueta bien la caja para identificar su contenido rápidamente por si te hiciera falta o si vas a viajar a un país con otro clima. Por ejemplo, los pantalones lo guardas en una caja concreta, en otra faldas y vestidos, en otra jerséis y en un última bufandas, guantes y gorras.
Guarda la ropa de otras temporadas en cajas con etiquetas en partes altas o bajo la cama - www.AorganiZarte.com
  • Planifica bien los espacios dónde vas a guardar cada cosa. Invierte un ratito en este paso por que debes ser muy práctica. La ropa de más uso debería estar en la parte más central.
  • Decide un criterio para ordenar la ropa que vas a guardar en tu armario y sé constante en su mantenimiento. ¿Por colores? ¿Según sea de manga larga o corta? ¿Por estilos?  Cada uno debe decidir lo que mejor le vaya, según su forma de plantearse el momento de vestirse.
  • Cuelga juntas las prendas del mismo tipo: pantalones con pantalones, tejanos con tejanos, vestidos con vestidos, faldas con faldas, chaquetas con chaquetas. En la barra más alta que tengas deberás colgar las prendas más largas como vestidos y abrigos, y en las más cortas, lo que no hay peligro que arrastre.
  • Utiliza las baldas para poner los jerséis bien doblados. No hagas pilas muy altas para que no se caigan de lado cuando cojas uno que esté en medio. Existen separadores para este uso que son muy prácticos, como estos de La Botiga de Casa.
Evita que las pilas de ropa se desplomen. Estos divisores de balda son de La Botiga de Casa - www.AorganiZarte.com
Divisor de baldas para armarios.
  • Camisetas: puedes apilarlas también o guardarlas enrolladas dentro de cajones. Primero las doblas bien, y luego las enrollas poniéndolas en vertical sobre una superficie.  De esta manera verás todas de golpe y al sacar la que elijas no se moverán las demás.
Camisetas dobladas en vertical - www.AorganiZarte.com
  • Ropa interior: Guárdala en cajones y sepárala por tipos con divisores. Dóblala toda de la misma manera, así será más fácil crear columnas con ellas que se mantendrán rectas.
  • Zapatos:  en el artículo de Cómo organizar tus Zapatos explicamos varios métodos para tenerlos siempre ordenados. En resumen, si no dispones de mueble zapatero o un espacio a propósito para ellos puedes disponer de un organizador de bolsillos de sobre puerta para guardar los de uso más habitual o los de barra en los que los bolsillos son laterales. Los zapatos que utilizas más habitualmente deberás tenerlos más a mano y los que utilizas un poco menos en cajas transparentes en una balda alta. También ponles etiquetas para saber qué zapato contienen. Los zapatos de tacón pueden ir en una sola caja. Chanclas y zapatillas pueden ir dos pares en una. Si no quieres gastar dinero en cajas transparentes, utiliza las mismas cajas de la zapatería, pero sobretodo en este caso ponles una etiqueta bien clara.
Utiliza zapateros de bolsillo colgando de la barra si no dispones de mueble zapatero.

Algunas sugerencias más que pueden ayudarte

  • Estamos en periodo de rebajas: antes de comprar prendas nuevas, piensa si las necesitas realmente.  A veces nos dejamos llevar por un capricho, por una super rebaja, y después esa prenda no la usamos casi nunca. Es un bulto más en el armario. Recuerda el dicho, menos es más. Mejor pocas prendas combinables entre sí y de buena calidad que muchos saldos de temporada que nos han costado un dinero, aunque sea poco, y de los que nos cansamos rápidamente.
No compres cosas que no necesites aunque estén muy baratas - www.AorganiZarte.com
Ahorra hasta el 100% del precio: !No te lo compres!
  • Sigue la política de "One in One Out" o lo que es lo mismo: Si entra Uno, Sale Otro. Una vez que tu armario esté súper bien organizado, no acumules otra vez. Si compras una nueva prenda, retira otra que ya no uses casi nunca y dónala. Harás un servicio a alguien y a tí mismo.
  • Tus prendas colgadas "deben respirar". No las apretujes. Deja que circule la ventilación entre ellas y que puedas descolgarlas con naturalidad.
Camisas colgadas organizadas por color y con las perchas iguales - www.AorganiZarte.com
  • Si algunas prendas resbalan de la percha, enrolla en cada extremo una goma elástica de las planas y grandes. La prenda quedará sujeta e igualmente podrás sacarla fácilmente.
  • Los tejanos y muchos tipos de pantalones no hace falta que se cuelguen de perchas si no tienes un espacio amplio. Dóblalos y enróllalos. Puedes guardarlos en un cajón o sobre una balda.
  • Si tu armario es estrecho y utilizas baldas a lo alto, cómprate un taburete plegable de plástico de dos o tres peldaños que no cuestan mucho dinero y guárdalo en la parte baja en el interior del armario. Así puedes acceder rápidamente y no dejarás de hacerlo por pereza de ir a buscar una escalera o silla para subirte a lo alto.
taburetes plegables para acceder a las baldas altas del armario - www.AorganiZarte.com

Las cosas cuando son estéticamente bonitas son mas atrayentes y nos apetece más conservarlas bien:

  • Ordenar un armario y los cajones por colores da una imagen más divertida.
  • Uniformar todas las perchas del armario y colgarlas todas mirando en la misma dirección ofrece una imagen de orden más gratificante que tener cada percha de un tipo diferente y cada una colgada en un sentido u otro. Si puedes, invierte en perchas e iguálalas. Puedes ir cambiándolas poco a poco. 
  • Se venden cajas de cartón en los bazares de colores muy alegres. Son muy resultonas y puedes poner en ellas las prendas de menos uso, si las prefieres a las transparentes. 

Haz del interior del armario algo bello. No debes gastar mucho, es ponerle ilusión e imaginación. Cuanto más bonito esté más te apetecerá mantenerlo en orden.

 

Y una vez terminada tu sesión de organización, PRÉMIATE. Ve al  spa, prepárate una buena cena, relájate con un buen libro y una copita de vino... Siempre que superes un obstáculo que te bloqueaba, ofrécete un bien merecido buen rato y ... ¡¡Disfrútalo!!

 

Escrito por Beth Comabella

Escribir comentario

Comentarios: 0