ORGANÍZATE PARA ACTUAR YA

Empieza a hacer lo que más te cueste

hacer ahora lo que más cuesta - www.organizarte.com

Hay cosas que sabemos que debemos hacer pero no encontramos el momento para ponernos a ello. Lo vamos retrasando. Nos cuesta empezar. Hay algo que  nos frena y gana a nuestra fuerza de voluntad. A esto también se le llama procrastinar. Y cuando procrastinamos, los remordimientos nos acompañan pero  seguimos sin  poner manos a la obra.  Sin darnos cuenta, actuar así nos genera ansiedad en un grado u otro.  Nos puede pasar con todo tipo de situaciones:  estar sentado en el sofá noche tras noche y ver unos CDs revueltos en un rincón, hechos un lío, fuera de sus cajas y ser incapaz de poner orden. Tener que hacer la declaración de la renta, enfrentar un tema con nuestro jefe en el trabajo, arreglar el grifo que gotea, preparar la lista de posibles regalos de Navidad, o conversar con nuestro ex para planificar asuntos de los niños. En muchos casos nos creamos excusas mentales para “convencernos” a nosotros mismos que no es el momento, que mejor otro día, que no estoy de humor, que no tengo tiempo.. Pueden ser temas más o menos trascendentales, pero la suma de todos ellos  se acumulan como "asuntos pendiente de resolver" en nuestra cabeza, impidiéndonos disfrutar la serenidad mental que merecemos. 

 

Vamos a ver cómo actuar para poner manos a la obra de inmediato y aprender a vivir más relajados afrontando lo que más nos cuesta.

escoge hacer ahora lo que más te cuesta - www.aorganizarte.com

¿Qué nos pasa? ¿Por qué ante algunas cosas que debemos hacer nos invade la pereza?

Lo más  importante para ponerle remedio es saber por qué no empezamos YA, o lo que es lo mismo, ¿cuáles son las razones por las que procrastinamos? Las causas para la mayoría son alguna o la combinación de algunas de las siguientes:

Causas de la procrastinación - www.aorganizarte.com

Lo primero es RECONOCER LA RAZÓN. Cuando reflexionamos sobre ello y lo racionalizamos, nos entendemos mejor a nosotros mismos. Una vez entendemos lo que nos pasa,  es más fácil ver la solución.  Hay una frase que leí una vez y que tengo siempre en mente cuando me empiezo  a agobiar frente a algunas cosas que me cuestan hacer: 

 

"ES MÁS GRAVE LO QUE NOS IMAGINAMOS, QUE LA REALIDAD".

 

Nuestra mente casi siempre exagera el esfuerzo que algo  nos va a suponer. Esta frase nos puede ayudar mucho ya que la acción que debemos realizar nos ocupará menos tiempo y esfuerzo del que nos imaginamos, si lo enfrentamos con la actitud correcta. ¿No os ha pasado nunca que algo que parecía muy complicado de hacer, una vez puestos a ello, el esfuerzo no ha sido tan grande como suponías? A mi sí. Desde ponerme a organizar el trastero, hasta aprender Excel avanzado. Tengamos en cuenta siempre esto. La realidad no es tan grave como la imaginamos.

La realidad no es tan grave como la imaginamos - www-AorganiZarte.com

¿Como ponernos manos a la obra y empezar a hacer lo que nos cuesta?

Desglosa lo que tienes que hacer en pasos más pequeños - www.AorganiZarte.com

Primer paso: Desglosa lo que debes hacer en partes más pequeñas.

 

Es natural sentirnos agobiados y bloquearnos cuando vemos ante nosotros una tarea pendiente que es muy grande.

Ya lo explicábamos en el artículo de la L de Listas de Tareas y os proponíamos utilizar la Lista de Tareas Maestra, donde listar los Proyectos pendientes y la Lista Diaria, dónde especificar qué pasos de esos Proyectos vamos a distribuir en los días de la semana. Si vemos que para organizar el armario a fondo, como queremos hacerlo, nos va a suponer dedicarle 4 o 5 horas, tu pensamiento se centrará en esta cantidad de tiempo y te va “a echar para atrás”. Es normal. Sin embargo, si piensas que algo te ocupará diez minutos, te costará mucho menos empezar. Sabes que una tarea que requiere tan poco tiempo es fácil de realizar.

En el ejemplo del armario, en lugar de imaginarte el armario entero e intentar organizarlo todo en un día, imaginalo por partes y desglosa los días que vas a dedicarle.

 

Por ejemplo:

  • Día 1: estantería superior
  • Día 2:  ropa colgada en la barra
  • Día 3:  cajón 1 y cajón 2,
  • Día 4:  parte inferior del armario
jerséis doblados y organizados - www.aorganizarte.com
Primer día: clasifica para donar, arreglar y doblar los jerséis y camisetas de la temporada.
pantalones y camisas colgadas en perchas - www.aorganizarte.com
Segundo día: céntrate en la ropa que vaya colgada en las perchas.
Cajón de medias y calcetines organizados - www.aorganizarte.com
Tercer día: ocúpate de la ropa interior, incluso si no hay mucho tiempo sólo ordena medias y calcetines.

O si prefieres:

  • Día 1: jerséis
  • Día 2: camisas
  • Día 3: pantalones
  • Día 4: ropa interior

Utiliza el criterio que sea más natural o atractivo para ti.

 

De esta manera, en lugar de ver ante ti 4 o 5 horas de trabajo organizativo, pensarás sólo en los 20 o 30 minutos que te puede ocupar cada sección pequeña y te costará poquísimo ponerte manos a la obra.

 

Sé realista con el tiempo

Se realista con el tiempo a la hora de organizarte - www.AorganiZarte.com


Hay días que sin saber por qué la motivación por estar organizados nos desborda. Esto es bueno, pero también es peligroso. Ese día nos vemos capaces de comernos el mundo, queremos organizar la casa entera, o el armario entero, y cuando estamos en mitad de la tarea nos sentimos tan cansados que no terminamos lo que hemos empezado. La organización queda a medias y por tanto muchos objetos o prendas quedan fuera de su lugar por que pensamos que “voy a descansar y luego sigo”, o “lo dejo así por que mañana acabaré”. La realidad es que mañana tampoco tendrás el tiempo para terminarlo todo y puedes volver a generar esa bola de procrastinación:  mañana la motivación para organizar no vuelve y el ver el lío de desorden que montaste ayer, quedándote a medias, hoy  se te hace otra vez una montaña. Y como ya lo tienes medio desordenado, no te aplicarás tanto para ordenar  lo que se ha de guardar hoy ya que un poco más de desorden más ya no cambia nada... 

 

Debemos programar nuestros proyectos a organizar con el tiempo realmente disponible.  Mejor estimar que disponemos de poco tiempo y enfrentar cada día una pequeña parte. Y si luego nos sobra tiempo y estás con ánimo ya avanzarás. Como siempre mejor poco a poco, y buena letra.

Compensaciones Vs. Consecuencias

Motívate a ti mismo para ponerte manos a la obra YA pensando en la compensación o la consecuencia de tomar acción.

Organízate y piensa en la compensación - www.AorganiZarte.com
  • ¿Cuál es la consecuencia de entrar en casa y dejar el maletín de trabajo en la habitación, las gafas en la cocina, la chaqueta sobre el sofá? La consecuencia:  Al día siguiente, a la hora de salir, andarás estresado de aquí para allá buscando tus cosas en el último momento. Saldrás con retraso de casa. Igual te olvidas algo. Seguramente te pondrás nervioso y pegarás algún grito. Seguramente a alguien de tu entorno o a ti mismo le molestaran esos objetos desperdigados, como las gafas de sol en la cocina cuando vaya a preparar la cena.  

 

  • ¿Cuál será la compensación de organizar el recibidor de tu casa con un sitio para cada cosa, donde cada uno sepa dónde poner sus llaves al entrar, su cartera, las monedas del bolsillo, las gafas de sol, las chaquetas, las bufandas, el bolso, el móvil etc..?  ¿Y que cada uno sepa donde dejar cada cosa y lo haga al nada más llegar? La compensación será que en un minuto estarás listo para salir. Tendrás esos minutos de más cada mañana para arreglarte tranquilamente, o para conversar con tu pareja sobre lo que hay que hacer ese día, o hacer 25 abdominales. Estarás de mucho mejor humor.
el mejor momento es ahora - www.organizarte.com

Hacer YA lo que más nos cuesta es ganar. No lo pienses más. Toma la decisión YA, emprende la acción YA y toma tú el control de tu vida. Hazlo...

 

¡YA!

 

Y si para ti unas de las causas de no hacer YA lo que debe de hacerse es navegar por internet y las redes sociales, tenemos solución. Lee el truco sobre YA, y se acabó que el tiempo se nos escape de las manos.

Beth Comabella de AorganiZarte - www.AorganiZarte.com

 Escrito por Beth Comabella

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0